«LEVANTÁNDOSE MUY DE MAÑANA, SIENDO AÚN MUY OSCURO, SALIÓ Y SE FUE A UN LUGAR DESIERTO, Y ALLÍ ORABA.» (MARCOS 1:35)

Estás aquí: