«PADRE MÍO, SI ESTA COPA NO PUEDE PASAR DE MÍ SIN QUE YO LO BEBA, HÁGASE TU VOLUNTAD.» (MATEO 26:42)

Estás aquí: