«QUE EL JUSTO ME CASTIGUE, SERÁ UN FAVOR, Y QUE ME REPRENDA SERÁ UN EXCELENTE BÁLSAMO QUE NO ME HERIRÁ LA CABEZA» (SALMOS 141:5)

Estás aquí: