«SINO QUE CADA UNO ES TENTADO, CUANDO DE SU PROPIA CONCUPISCENCIA ES ATRAÍDO Y SEDUCIDO» (SANTIAGO 1:14,15)

Estás aquí: